Irán no permitirá que se inspeccionen sus plantas nucleares

Tras el pedido de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) de realizar una visita urgente a la central de Parchin.

En la que se sospecha que se fabrican peligrosas armas de destrucción, el régimen de Teherán negó al organismo dicha solicitud, alegando que el diferendo deberá resolverse en el marco de un acuerdo global.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Ramin Mehmanparast, sostuvo que ese eventual acuerdo “debe reconocer nuestros derechos a la energía nuclear pacífica y en contrapartida tomaremos decisiones para responder a sus inquietudes".

El funcionario persa comentó que su país “mantendrá su cooperación con la AIEA dentro del marco establecidos” y agregó que "los pasos dados por ambas partes deben ser recíprocos".

Una serie de imágenes satelitales llevó a la AIEA a sospechar que Irán efectuó en Parchin una serie de ensayos de explosiones convencionales, aplicables al sector nuclear. A su vez, el organismo internacional acusa a Teherán de haber borrado toda huella de dicha actividad.