La ONU condenó a Irán, Siria y Corea del Norte

Como viene sucediendo durante los últimos años, la Asamblea General de las Naciones Unidas dio a conocer una resolución que denuncia violaciones a los derechos humanos en Irán, Siria y Corea del Norte. 

Si bien la resolución no tiene consecuencias legales, generan cierta “presión internacional” contra estos países violadores de los países humanos. 

Por el lado de Irán, la ONU denunció la creciente práctica de la tortura y las crecientes ejecuciones graves y recurrentes violaciones de los derechos humanos. Según la resolución, Teherán aplica “la pena de muerte sin las garantías internacionalmente reconocidas”. También denuncia el incremento del número de ejecuciones, muchas de las cuales son contra menores. 

Según un informe realizado por Ahmed Shaheed, relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en Irán, en 2011 se ejecutaron a 670 personas, la tasa más alta del mundo con relación al número de habitantes. El documento resalta que los defensores de los derechos humanos “son tomados como blanco de manera creciente y sistemática” y denuncia la discriminación que padecen las mujeres y los integrantes de las minorías étnicas y religiosas.

La resolución sobre Siria fue impulsada por Qatar, Arabia Saudita, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y otros países musulmanes. Contó con 135 votos a favor, 12 en contra y 36 abstenciones. El comunicado pone el acento en una “fuerte condena a la continua, prolongada y sistemática violación a los derechos humanos y a las libertades básicas por parte de las autoridades sirias”. 

El comunicado, además, insta a una solución pacífica al conflicto en el país gobernado por el dictador Bashar Al Assad. Vale recordar que desde que se inició el mismo, en marzo de 2011, el derramamiento de sangre ha sido ininterrumpido y murieron cerca de 40.000 personas. 

Finalmente, la resolución referida a Corea del Norte soslaya “la gran preocupación por los persistentes y continuos reportes de sistemáticos, ininterrumpidos y graves violaciones a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales” en dicho país asiático. 

Las violaciones realizadas por el régimen de Pionyang incluyen la tortura, la existencia de prisioneros en deplorables condiciones y limitaciones a los civiles para moverse dentro del país, como así también castigos para quienes desean viajar al exterior.