Monseñor Kevin Wallin acusado de tráfico de metanfetamina

Monseñor Kevin Wallin capturado por la policía. Con dinero de la droga, más de 300.000 dólares, había comprado una tienda de sexo para los homosexuales.

Cuando tomó los votos, hace unos treinta años, el Monseñor Kevin Wallin parecía destinado a una carrera brillante en la jerarquía eclesiástica.
Ahora, después de una larga investigación, los fiscales federales lo acusaron de haber usado metanfetaminas y traficar con ella  y así convertirse en  un traficante de drogas.

Un  informe del The New York Times, dice, que el monseñor,  quien se convirtió en el confidente privilegiado de cardenales y obispos, además de ser una figura de referencia para la comunidad de Bridgeport, en Connecticut, en el 2012 había recaudado más de $ 300.000 en el narcotráfico.
De acuerdo al resultado de la investigación  Kevin Wallin intentó lavar las ganancias obtenidas comprando un SEX SHOP GAY en North Haven, pues le gustaba las relaciones homosexuales.
Las sospechas sobre las actividades de Monseñor surgió hace unos dos años, y ya en 2011 la Diócesis de Bridgeport le obligó a abandonar la catedral de San Agustín.
¿Qué nos ha dejado sin palabras", dijo el TNY, Brian Wallace, portavoz de la diócesis.

Para los investigadores, hay muchos detalles oscuros de la vida de Wallin.  Nacido en Cornwall-on-Hudson, en el estado de Nueva York, tomó sus votos en 1984. "Ser sacerdote no es lo que hago, es lo que soy", dijo a los amigos. Pero a partir de la primavera de 2011, muchos comenzaron a notar un comportamiento sospechoso en él: "Parecía distraído, se ofendía por nada, y tenía extrañas contracciones faciales",  dijo Wallace. Ellos pensaban que estaba enfermo de Parkinson, que estaba al borde de un ataque de nervio. En cambio, cuando en junio de ese año Wallin dejó la Catedral de  San Agustín,  los funcionarios de la iglesia encontraron una bolsa de videos pornográficos, juguetes sexuales y máscaras de cuero usado por los homosexuales.

Según la acusación, Wallin para ese  entonces fue admitido en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore para el tratamiento de trastornos psicológicos y emocionales, incluyendo el hecho de que tiene una debilidad por el  mismo sexo. Pero una vez dado de alta se convertiría en un traficante de drogas: para demostrarlo, los investigadores usaron un agente encubierto que compró varias veces de él las drogas.

En mayo de 2012 el obispo William Lori emitió un decreto que ordenaba la suspensión  de Kevin Wallin de sus funciones sacerdotales.

Dicho acto se ha extendido a otras diócesis, pero nunca se hizo público. Los cargos contra el monseñor, sin embargo, no representan el último escándalo de la Diócesis de Bridgeport en 2012, el reverendo Michael Moynihan fue detenido por obstrucción a la justicia y utilizó el dinero de la Iglesia para sus gastos personales, mientras que en 2007, el reverendo Michael Jude Fay fue declarado culpable de robar $ 1,3 millones.